Mis respetos, David

REDACCIÓN
Sigue nuestro canal de Telegram, donde subimos todas las noticias para que estés al tanto de toda la actualidad taurina: https://t.me/revtauromadrid

¡HAZTE SOCIO PARA QUE PODAMOS SEGUIR HACIENDO CONTENIDO! Si consideras que realizamos una labor importante defendiendo y difundiendo la tauromaquia, considera apoyarnos para que realicemos el mejor contenido posible. Puedes hacerlo aquí: ¡Hazte socio/a!


Llevaba días queriendo esperar que el paso del tiempo calmara las aguas, pero no ha sido así. Y cuando parecían relajarse, se volvió a alborotar todo. Un recortador como la copa de un pino, argandeño él, David Ramírez, apodado ‘El Peque’, decidió realizar una de las tantas suertes de la tauromaquia que pueden realizar, para conmemorar el inicio de su 28ª temporada (que se dice pronto). La suerte fue ‘Gran Sabadeta’, que consiste, principalmente, en ponerse de pie encima del animal. Hasta aquí bien. Con toda la diversidad que ofrece la tauromaquia, ha saltado a la palestra las declaraciones de un pseudoperiodista, que principalmente juega a serlo, insultando y, lo que es peor, desprestigiando a estos toreros a cuerpo limpio.

Podría dar nombres, pero eso es darle más bola aún a un impresentable, mamarracho y marioneta. Lo dice con toda su jeta y sus imágenes sintiendo orgullo de torear chotos, mientras a los que has desprestigiado se juegan la vida frente a toros como los de Almoguera, y no serán los únicos, ya que entre los participantes, hay varios que han participado muchas veces en el Campeonato de España a lo largo de su historia. La desunión de las tauromaquias ha quedado patente en este hecho, que han salido de sus cuevas no los antitaurinos, sino los propios taurinos. Nadie, y repito nadie, seremos capaces de hacer dicha suerte. Yo, el primero, de no ponerme delante. Por eso, lo último que voy a hacer, es desprestigiar a cualquiera que se ponga delante.

La caverna del periodismo está patente en este sentido. Ver como miles de profesionales están en el paro, mientras a él le dejan soltar semejantes mamarrachadas por párrafo, me revuelve el estómago. Buscándose la vida con un sueño: y es el poder transmitir lo que ve. Tú ya empezaste soltando lindezas tras la corrida de Saltillo en 2018, lo cual demuestra el ‘barriobajerismo’ que profesas. Leerte es una auténtica tortura, créeme. Y con gente como tú en el periodismo no solo hace daño a la tauromaquia, sino al propio periodismo. Saber que el periodismo taurino está tan prostituido por palmeros como tú, me reafirma en el intento de crear este humilde medio donde contar mis opiniones y que todo aquel que entre se sienta identificado o no con lo que cuento. Ahí está la diversidad de opiniones, pero siempre desde el respeto. Cosa que tú perdiste hace mucho. «A la mierda el Saltillo de…», ¿te suena, toreachotos?

Podrá gustar o no la suerte, pero ten los bemoles de hacerlo. Reprocharle a David Ramírez de antitaurino es de juzgado de guardia. 28 años delante de un toro, realizando todo tipo de suertes, jugándose la vida a diario, y tienen las narices de decir que es antitaurino. Y es que David tiene razón. La desunión de la tauromaquia es bestial. Nos quedan cuatro días, pero no por que los antitaurinos sigan atacando la fiesta, sino que desde dentro tenemos energúmenos que critican todo. Y da pena pensar de que el regreso de la tauromaquia en España quedó emborronada por centrarse en ver a David encima del toro. Todo decidieron dejarlo en un segundo plano porque el primer festejo taurino fue de recortes. Empresarios, toreros a cuerpo limpio, toros, público que llenó el aforo, todo…

Era un día propicio para demostrarle a este país, a este Gobierno, de que la tauromaquia está más viva que nunca y que tan pronto como le han dejado hacer un festejo, hay empresarios que han tenido los bemoles de hacerlo. Con unas restricciones al aire libre impresionantes. Pero bueno, tenemos lo que merecemos. Tiempo tendremos de lamentarnos, ya que la Fundación Toro de Lidia solo mira por uno, y no por toda la tauromaquia. Así nos va.

Dicho todo esto: Mis respetos, David.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *