Manuel Juárez y el Club Taurino de Cartagena

Carlos de San Lázaro Campos
Sigue nuestro canal de Telegram, donde subimos todas las noticias para que estés al tanto de toda la actualidad taurina: https://t.me/revtauromadrid

¡HAZTE SOCIO PARA QUE PODAMOS SEGUIR HACIENDO CONTENIDO! Si consideras que realizamos una labor importante defendiendo y difundiendo la tauromaquia, considera apoyarnos para que realicemos el mejor contenido posible. Puedes hacerlo aquí: ¡Hazte socio/a!


Manuel Juárez, galardonado por la Real Federación Taurina de España

Milenaria ciudad que alberga innumerables resquicios de nuestro pasado que con el transcurso de los años la convierte en una maravilla arqueológica además de haber escrito importantes capítulos en la historia de España, de la que todo cartagenero debería estar orgulloso. La insigne ciudad portuaria goza de una alegre salud en cuanto a personajes ilustres ha aportado en las diferentes artes culturales y sociales. Para todos los gustos y pasiones han dejado huella en nuestro patrimonio ya sea en lo religioso (Santa Florentina, San Fulgencio y San Isidoro de Sevilla), escénicas, que recae en el dramaturgo Isidoro Maiquez y un elenco de actrices y actores, literatos…un largo etcétera en el que no debe faltar el ilustre marino D. Isaac Peral y Caballero.

Podría extenderme más pero lo dejo a gusto del lector al que prefiero invitar a que visite esta ciudad y su comarca.

Inaugurada el 5 de agosto de 1854 | Foto: Club Taurino de Cartagena

Manuel Sánchez Juárez es un popular vecino de Cartagena (Murcia) que ocupará la mayor atención en las siguientes líneas ya que en este preciso momento le invito, estimado lector, a sumergirse en la vida de un romántico del toreo que desde su juventud hasta nuestros días y, deseo por mucho tiempo más, siga escribiendo páginas para la historia taurina de esta bella ciudad como es Cartagena. Nacido en el Barrio de Los Dolores el 26 de enero de 1938. Siendo un adolescente siente una profunda vocación taurina que no le deja dormir hasta que por cabezonería suya emprende una aventura llena de vicisitudes y cargada de anécdotas. Por fin el 26 de junio de 1955 viste su primer traje de luces y su bagaje transcurre en festejos menores por su comarca, hasta que decide emprender nuevamente otra aventura, ya subido al tren novilleril con la fe puesta en no bajarse del vagón hasta ver cumplido su sueño de convertirse en matador de toros. Actúa en las difíciles plazas de aquellos lugares popularmente conocidos por ‘El Valle del Terror’ y sufre ya en sus carnes la dureza de la profesión y la crudeza de las cornadas. Recuerda la acaecida en la Villa del Prado cuando un novillo por poco lo deja ciego al cebarse con él propinándole un fuerte golpe en la cabeza. Tuvo lugar ese trágico percance en 1961. Recorre conocidos parajes de incalculable valor taurino en nuestra piel de toro como son Extremadura y Andalucía manteniendo su tenacidad y valentía ya embarcado en busca de alcanzar el pasaporte a la gloria en el toreo. Embebido en la constante de querer ir progresando llega a Sevilla con la ilusión de poder torear en la Real Maestranza sabiendo que esta podía ser su oportunidad. Era de imaginar que como él había muchos otros con ese mismo sueño y consciente de que debía aprovechar ese momento se planta a las puertas del Ayuntamiento y permanece allí algunos días con el fin de llamar la atención de alguna persona de peso que pudiese ayudarle en su deseo de hacer el paseíllo en el coso del Paseo de Cristóbal Colón, de enorme prestigio conocido por todo buen aficionado. Recibe el apoyo del mítico Juan Belmonte, que  para él este hecho sería más bien un regalo de Dios que tantas veces había suplicado al padecer todo tipo de calamidades, como era de ley, en una época sin Escuelas Taurinas en el que la mayoría de mozos que emprenden la difícil cruzada por querer ser toreros estaban dispuestos a sufrir. Su feliz presentación ante el público sevillano se produjo el Domingo 23 de Julio de 1961.

Su presentación en Sevilla en aquella oportunidad | Foto: Club Taurino de Cartagena

Al año siguiente el maestro consagrado Juan Belmonte, apodado ‘Pasmo de Triana’, se quitaba la vida (Q.E.P.D) y nuestro protagonista se quedaría sin su principal apoyo. Desilusionado al ver que su oportunidad se desvanece y por orgullo propio desiste a ser considerado como un fracasado, llegará a tomar la decisión de dar un paso más y decide más adelante doctorarse en tauromaquia. Llevaba años retirado y por su cabeza rondaba ese deseo de tomar la alternativa.

Uno de aquellos Festivales taurinos que tomó parte. [El Ruedo nº 1692 – 21 Diciembre 1976]

Consiguió trabajo y se hizo empresario, pero seguía vinculado al mundo taurino como presidente del Club Taurino de Cartagena. Su deseo tantas veces soñado se hizo realidad un 22 de enero de 1984, en la plaza de toros de Orihuela (Alicante), en la que Manolo Juárez se doctora con un encierro de Sánchez Fabrés de manos de su paisano Ortega Cano en presencia del alicantino Juan Antonio Esplá.

EL CLUB TAURINO DE CARTAGENA 

La Región de Murcia tan prolífica en historia taurina cuenta con esta veterana entidad que durante décadas está siendo capitaneada por el ya matador de toros Manuel Juárez. Cartagena es una ciudad con un pasado rico en tauromaquia, que durante décadas ha aportado notables figuras en el mundo del toro. El mayor ejemplo lo fue el malogrado Enrique Cano Iribarne ‘Gavira’, muy querido por la afición local y obtuvo cierto renombre en cuanto a proyección nacional. La fatídica tarde del 3 de julio de 1927 en la plaza antigua de Madrid fue cogido mortalmente (Q.E.P.D ) al entrar a matar al toro «Saltador», con número 47, negro zaíno, perteneciente a la ganadería de Pérez de la Concha. Surgieron con el tiempo nombres destacados en el escalafón de rehileteros, picadores, novilleros y rejoneadores. Como matador de renombre y de inmensa popularidad dentro y fuera de los ruedos sería José Ortega Cano, que aunque nacido allí, su vida taurina se inicia cuando vivía junto a su familia en la madrileña localidad de San Sebastián de los Reyes. Antes lo había conseguido un paisano suyo, Rafael Jiménez Márquez, quien se doctora en octubre de 1972, en Barcelona, con Paco Bautista y Enrique Patón en el cartel jugándose toros de Don Alipio Pérez Tabernero. Manolo Juárez ha querido seguir ligado al mundo del toro y cada vez que las circunstancias se lo permiten se embarca en la organización de algún Festival taurino además de contar con una finca en la que se puede celebrar todo tipo de eventos y que cuenta con una humilde plaza de toros. Se encuentra ubicada en la carretera de Roche La Unión.

En lo que se refiere al Club Taurino de Cartagena debo matizar que son ya poco más de cuatro décadas de antigüedad con los que cuenta. Además cuenta con un Museo Taurino que fue inaugurado el 21 de Mayo de 2016 y una fundación a nombre de nuestro protagonista. Esta entidad celebra anualmente su gala taurina en el auditorio “El Batel”, de la misma ciudad. Enormemente agradecido valora la predisposición de cuantas personas «le echan un capote» cada vez que decide organizar cualquier evento taurino que se precie.

Ama con fervor todo lo referente a su ciudad y es común verlo participar u organizar actos en honor a la Semana Santa y la historia cartagenera. Este ímpetu le lleva a emprender un esfuerzo por recuperar la plaza de toros que tristemente se abandonó a mediados de la década de los 80. El coso de la Calle del Ángel se encuentra en un estado lamentable y Manuel Juárez lleva años reuniéndose con políticos y empresarios para obtener respuestas y aún no renuncia a seguir en su empeño. Podemos afirmar que Manuel Sánchez Juárez es la persona más influyente en el mundo taurino en las últimas décadas y merece todos los respetos. Para finalizar deseo que por mucho tiempo siga siendo noticia cada evento que organice desde su Club Taurino y Fundación, así para el aficionado y curioso sepa que Cartagena es muy taurina.


PUBLICIDAD

Foto de portada: Club Taurino de Cartagena

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *