El francés El Rafi y el colombiano Leandro pusieron nota positiva de la novillada en Leganés

Carlos de San Lázaro Campos

Seis utreros de la ganadería cordobesa de La Quinta, descastados pero muy bravos

Sigue nuestro canal de Telegram, donde subimos todas las noticias para que estés al tanto de toda la actualidad taurina: https://t.me/revtauromadrid

¡HAZTE SOCIO PARA QUE PODAMOS SEGUIR HACIENDO CONTENIDO! Si consideras que realizamos una labor importante defendiendo y difundiendo la tauromaquia, considera apoyarnos para que realicemos el mejor contenido posible. Puedes hacerlo aquí: ¡Hazte socio/a!


La tarde de hoy ha sido de esas que te anima ver un festejos taurino. Todo estaba listo y en los aledaños del coso se iban agrupando decenas de aficionados bien por comprar la entrada y para tomar un refrigerio. Típico ambiente en una tarde de toros luciendo sus mejores vestidos y más de uno con alegres sombreros cordobeses.

Montero recibo con su habitual porta gayola al primero, negro bragado. El novillo es bastante bravo y noble, ya que acude con rabia al engaño manteniendo las fuerzas intactas durante el transcurso de la lidia. Dos entradas con endiablada embestida hacia el caballo. En banderillas gustaron el primer y tercer par. El de Chiclana se propuso torear con despaciosidad, templado y mandando sobre su novillo No obtuvo premio en la suerte suprema, llevó a su oponente a los medios y tras dos pinchazos vino una tremenda estocada hasta la bola. Esto supo apreciar el público con un clamoroso aplauso.

El segundo, un novillo de idénticas cualidades que dio bastante buen juego en los tres tercios. De verde botella y oro saludaba a la verónica El Rafi, que arrancó los aplausos con sus detalles en forma de chicuelinas y medias de remate. La faena de muleta fue muy aplaudida y con soltura dominaba a su utrero. Suena la música en esa faena con mucho brío. Injusto que el presidente no otorgase la oreja, bien por el novillo y por el colorido de El Rafi mereció tocar pelo. Estocada certera hasta la bola durando décimas de segundo en pie. Fuerte ovación al arrastre y aplausos para el novillero, que sorprendentemente no cortó oreja.

Leandro, con la mano izquierda sometiendo al novillo | Foto: Tauroemoción

El tercero fue un novillo con buena planta, muy bravo, que supo al igual que los anteriores ofrecer una vistosa imagen en la primera mitad de la novillada. Leandro estuvo muy seguro en los primeros compases bregando con el capote, pero el cenit como colofón a su faena fue su dominio en la suerte suprema. Estocada final muy aplaudida que el público en pie supo apreciar.

Montero busca su segunda oportunidad pero por desgracia no fue este su día. El negro burraco, segundo de su lote, fue bravo durante toda la lidia. Pertinaz en sus embestidas contra el caballo haciendo al jinete emplearse con severidad. El novillo muy celoso en el capote tanto que al de Chiclana como a un peón de su cuadrilla les arrebató la capa de sus manos. Mismo caso a la hora de trastear con la franela llegando a partirle el estaquillador. Se reanuda con una serie con la diestra en sendos muletazos. Trata de ser breve ya con el fantasma de su faena anterior, la cual se excedió y no supo cuadrar a su novillo, intenta animarse con detalles de euforia («tranquilo Paco«) o algo así debió pensar. Fija una estocada casi entera pero no fue suficiente ya que tuvo que echar mano de sus recursos y sacó la espada simulando una entrada a matar. Esta vez, sí consigue cuajar con una estocada bien profunda. Aplausos.

Con naturalidad Montero | Foto: Tauroemoción

Herrado con el número 65 saltaba al anillo un utrero negro bragado. Se luce El Rafi con garbo y soltura a primeros compases. Morenito de Arles saludó al público por su excelente ejecución en banderillas. En la muleta cuajó una faena merecedora de ambas orejas pero, nuevamente, la que la presidencia hace caso omiso. Muy aplaudido en el último tercio emborrachando al respetable con su clase torera. Por ambas manos torea muy templado y sosegado. Impregna a base de pases de pecho y al natural acabando con trincherazos que hacían subir la temperatura. Primer intento, pinchazo, en el segundo endosa estocada hasta la bola. Público en pie, pañuelos pidiendo oreja….sin premio. Vuelta al ruedo y ovación.

Lidióse un hermoso ejemplar de La Quinta herrado con el número 41 y por nombre Coriano, con el que finalizaba el festejo. Desarrolló una lidia completa sin perder en ningún momento la fuerza. Tenía fijeza y entraba bien al engaño. Pernicioso por el pitón derecho que llegó a complicar un poco al novillero Leandro Gutiérrez. Tiene planta, tiene «poso» y de no ser por la frialdad de la presidencia hoy hubiera cortado al menos las dos del último de su lote. Se gustó con el capote. En banderillas saludó David Adalid merced a su buen par. En el último tercio puso su embrujo emborrachando al novillo muy ceñido. Destacar manoletinas y molitenes al compás de la música. Ovación.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Leganés (Madrid). Utreros de La Quinta.

Montero: Silencio y silencio.

El Rafi: Ovación y vuelta al ruedo.

Leandro: Ovación y ovación.

Foto de portada: Tauroemoción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *