Destellos de Manzanares y Ureña

Jesús González

El primer toro de la tarde tocó en suerte al diestro Diego Urdiales, salió suelto desde el primero encuentro con el capote del maestro, sin esforzarse y la cabeza arriba. En el caballo no se empleó y empezó a perder las mano con facilidad al bajarle la mano, con la muleta por el pitón derecho no tenía ni medio pase y por el izquierdo se dejaba un poco consiguiendo una tanda buena Urdiales. Estocada en lo alto. Hoy no fue la tarde de Urdiales, no tuvo suerte ninguna en su lote. El 4º de la tarde soso y sin ganas de pelea se apagó enseguida, por más que lo intentó el diestro Urdiales. Estocada caída y 4 descabellos.

El segundo astado fue para J. M. Manzanares, fue un astado que prometió más de lo que fue… no llego a ser fácil por ningún pitón. Por el izquierdo se revolvía enseguida y por el derecho no terminaba de pasar, fue un toro difícil pero donde la clase de Manzanares consiguió sacar algún pase que otro. Pinchazo y estocada en lo alto. El 5º toro fue bravo tanto en el caballo como en la faena de muleta, Manzanares lo supo ver desde el principio y metió al público en la faena, buenas tandas con el pitón derecho dándole distancia al toro, estropeó todo con la espada… dos pinchazos y una estocada en lo alto. Ovación en el arrastre del toro.

El tercer astado tocó en suerte a Paco Ureña, un buen astado pero con un defecto, salía con la cabeza alta en toda la lidia. Paco Ureña cogió toda su verdad y la puso en la faena, por ambos pitones, sacando tandas y metiendo al público desde el principio, tanto que en una de los pases se le venció el toro y lo empaló. Con la aparente cornada siguió en la cara del toro para sacarse otra tanda, media estocada y 2 descabellos. El último toro no dio opción ninguna a Ureña, desde banderillas empezó a cabecear y en la muleta no paró de cabecear. Sin opciones para Ureña. 3 pinchazos y repetidos descabellos.

FICHA TÉCNICA

Plaza de toros de Las Ventas. Toros de Jandilla y Victoriano del Río.

Diego Urdiales: silencio y silencio
J.M. Manzanares: ovación y ovación
Paco Ureña: ovación y silencio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *