A hombros Alejandro Mora y Álvaro Alarcón en Torres de la Alameda

Carlos de San Lázaro Campos

Empate «técnico» entre Mora y Alarcón, mientras que Leandro dio con el peor lote

Sigue nuestro canal de Telegram, donde subimos todas las noticias para que estés al tanto de toda la actualidad taurina: https://t.me/revtauromadrid

¡HAZTE SOCIO PARA QUE PODAMOS SEGUIR HACIENDO CONTENIDO! Si consideras que realizamos una labor importante defendiendo y difundiendo la tauromaquia, considera apoyarnos para que realicemos el mejor contenido posible. Puedes hacerlo aquí: ¡Hazte socio/a!


Cuarta novillada del Circuito de Novilladas de la Comunidad de Madrid en la coqueta y preciosa plaza de toros de Torres de la Alameda, con sus característicos burladeros a modo de callejón. Después de la suspensión por lluvia el pasado domingo en Navas del Rey, el cielo parecía coger el mismo derrotero, con unas cuantas nubes que amenazaban lluvia. Por suerte, en todo el festejo no cayó ninguna gota y se pudo ver un buen espectáculo.

El extremeño Alejandro Mora, con más tino y voluntad, se presentaba en el coso de esta villa después de haber pinchado en su anterior oportunidad en Anchuelo. De primeras se topó con un Mediantino de los revoltosos, celoso por el trapo, pero entrando al embroque a base de hachazos con la cara alta sin humillar. Saludo leve con el capote. Con la franela nos regalaba unas series muy vistosas con clase y al natural mostrándose estar a gusto y con poso. Mora se confía y el novillo le provoca un susto que ávido sale por pies y reanuda la faena. Con una buena estocada recibe el premio de una oreja.

Con Burlador, segundo de su lote se aseguró de primeras la oreja haciendo méritos, ya que toda la faena en sí pudimos ver a un Alejandro sometiendo y mandando. Su novillo que, sin una embestida clara y marcada mansedumbre, mostraba además ser muy peligroso. Dejó el extremeño unas series de ayudados por bajo metiendo más bajo la mano y ciñéndose para rematar con un trincherazo.  En la suerte suprema clavó la espada con una estocada profunda que hizo destapar un clamoroso aplauso con petición de oreja, la cual   fue concedida. Oreja.

Alejandro Mora paseó una oreja de cada uno de sus novillos | Foto: Carlos de San Lázaro

Decidido a llevarse la tarde nos sorprendía Álvaro Alarcón con una larga cambiada muy aplaudida. Su novillo bien manso se aquerenciaba en tablas pero para nada fácil, ya que en una de sus arrancadas le propinó dos revolcones saliendo el novillero con rapidez. Lo mató con habilidad. Oreja.

El quinto de la tarde y segundo de su lote mostraba bravura. No tenía un hachazo claro de los de humillar cabeza abajo y más bien incómodo. Con garbo y soltura luce unas manoletinas y tandas a ambas manos cuajando una alegre faena. Acierta a la hora de matar y pasea una oreja.

No estuvo fino en su primero Leandro Gutiérrez, manso y peligroso, que poco se podía hacer con él y menos una faena lúcida. Mata de media estocada y precisa descabello. Fue silenciado. El sexto y último destacar una espléndida faena de muleta en redondo, unas tandas con cada mano y un molinete. Cosas que dieron colorido a la faena hasta que el novillo cambió su embestida. Comenzó a llover copiosamente en los momentos finales. Pinchazo, media estocada y necesita ayuda con el descabello. De nuevo, silenciado.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Torres de la Alameda (Madrid). Novillos de Villanueva (1º, 5º y 6º) y D. José González.

Alejandro Mora: Oreja y oreja.

Álvaro Alarcón: Oreja y oreja.

Leandro Gutiérrez: Silencio y silencio.

Foto de portada: Carlos de San Lázaro Campos

Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *