Y todavía lo que queda…

Únete a nuestro canal de Telegram: t.me/revtauromadrid

Decepción es la palabra principal para el día de hoy. Con lleno en los tendidos, llegaba por primera vez Roca Rey en este serial. A su vez, José María Manzanares y su manía de no querer abrir plaza le dieron la confirmación de alternativa a Fernando Adrián. El de Torres de la Alameda tomó la alternativa en 2013, y ha sido la Copa Chenel el que le ha abierto las puertas de la plaza. Cartel de relumbrón con una de las ganaderías del momento. Desde Guadalix de la Sierra, la vacada de Victoriano del Río. Sin embargo, hoy salió rana. Falta de fuerzas, y muy baja la presentación. Se salvó el primero, que sin ser excepcional, fue de lo poco que transmitió.

Casi hubo que esperar hasta el sexto toro para ver algo. Las ganas de Roca Rey, de no querer irse de vacío, frente a un público digno de cualquier charlotada, convirtieron el sexto en un festival. Daba igual los enganchones, el torear fuera de sitio… La cuestión era las ganas (que, por otra parte, se agradecen, pero no es suficiente). Marró con los aceros y todo se quedó en una ovación frente a un público entregado a la nada. Con el tercero, del cual sacamos la desastrosa lidia (algo habitual en esta tarde), con el toro siendo picado en dos ocasiones en el caballo que hace guardia por la falta de ganas del tercero de la cuadrilla, Paquito Algaba. Falto de casta, el peruano abrevió ante la pasividad de su oponente.

Fernando Adrián se ganó a pulso la confirmación tras su triunfo la temporada pasada en la Copa Chenel. Con el primero, el único toro aprobado del envío. Estuvo firme pese a la falta de rodaje. Saludó una ovación tras una estocada defectuosa. Con el quinto, no tuvo opciones, y a pesar del esfuerzo, su labor fue silenciada. José María Manzanares se estampó contra un lote infumable e inválido en el que la mejor opción era abreviar. Destacar la estocada en el segundo intento al cuarto, en el sitio y efectiva.

Las tardes de claveles, esos del ‘no hay billetes’ son un termómetro singular para conocer la deriva de la tauromaquia. Su público, que ya no aficionados, y el saber dónde se está. ¿Hay que buscar culpables? Haciendo un símil con los estadios de fútbol y su público, me da que los propios aficionados son sabedores de la exigencia que se pide a cada club. Pues aquí lo mismo. Madrid es la primera plaza del mundo y no hay que rebajarlo a una de 4ª categoría. Urge recordar que el triunfalismo desmedido es el primero de los cánceres de la fiesta. Y todavía lo que queda…

FICHA TÉCNICA

Plaza de toros de Las Ventas. 11ª de abono. Toros de Victoriano del Río.

José María Manzanares: silencio y silencio.

Fernando Adrián: ovación y silencio.

Roca Rey: silencio y ovación.

Foto de portada: Alfredo Arévalo / Plaza 1