El Juli salva la tarde de máxima expectación

Únete a nuestro canal de Telegram: t.me/revtauromadrid

Primer lleno en los tendidos desde 2019 (entiéndase con 24.000 almas y no las 12.000 que se permitieron en la Feria de Otoño de la temporada pasada). Máxima la expectación con un cartel muy poco usual en los últimos tiempos. Se miden toros de La Quinta para Morante de la Puebla, Julián López ‘El Juli’ y Pablo Aguado. “Palcos exigentes, no al triunfalismo”, rezaba una pancarta en el tendido del 7. Era la tarde de mostrarlo. La deriva del triunfalismo llegaba a Madrid con tendidos a rebosar. La exigencia no se negocia, y menos en esta plaza. O se hacen las cosas bien o sabes a lo que te expones. Es un pequeño reducto. Solos contra todos. El Juli dio una exhibición, o un recital, visto el nivel de los compañeros. La comodidad es lo fácil. Hoy se han salido del guión. Faltan más de estas en otras tantas plazas también. No lo olvidemos. El torero madrileño paseó una oreja del segundo y marró con la espada el más que merecido triunfo.

Memorable y para el recuerdo de la feria quedará el segundo, el mejor del encierro de La Quinta, sin exageraciones, nobles y que no mordían. La estocada en el sitio hizo el resto, la suerte de matar lo deslució. Paseó una oreja pedida por el respetable. Al igual que ayer, casi cuando las mulillas llegaban al toro asomó el pañuelo. Faena de oreja. Con el quinto hubo que meterle en la muleta. Cuando nadie daba un duro por él (el toro), un derroche de poderío recorrió la muleta de ‘El Juli’. Se levantó el público con el olé en las gargantas. Cierto es que la embestida noblote del animal condicionó. Pinchó en dos ocasiones, pero dio una vuelta al ruedo pedida por el público entregado.

Peor suerte nos dejaron Morante de la Puebla y Pablo Aguado. Morante tardó en acoplarse con el primero, mientras que el cuarto no lo quiso ni ver. Recordó al Morante de otros tiempos. El público abroncó la labor cuando pasaportó al cuarto. Poco o nada hizo (o quiso hacer). Parecido desaguisado dejó Aguado. Las faenas traídas del hotel nunca son buenas. En la muleta parecía que delante había un Juan Pedro. Pues no, esto no era ni por asomo. Aprovechó el ventajismo, algo que el público no perdonó. Con el sexto, parecido, aunque el toro deslució bastante más la faena.

‘El Juli’ se consagra una tarde más en Las Ventas. En apenas unos días, el 20, tendrá la revalida con los toros de Garcigrande. Se le esperará y se mirará con lupa, como es lógico. Y, puestos a pedir, que le veamos más veces con más variedad, que ya ha demostrado que poder tiene. Ahora toca reafirmarlo.

FICHA TÉCNICA

Plaza de toros de Las Ventas. 4ª de abono. Lleno de ‘No hay billetes’. Toros de La Quinta.

Morante de la Puebla: silencio y pitos.

Julián López ‘El Juli’: oreja y vuelta al ruedo.

Pablo Aguado: silencio y silencio.

Foto de portada: Alfredo Arévalo / Plaza 1